Home / Impacto  / 3 grandes beneficios de una dieta vegana | Terraética

3 grandes beneficios de una dieta vegana | Terraética

“La palabra veganismo significará la doctrina de que el hombre debe vivir sin explotar a los animales” (Cross, L., 1951)

 

Seguramente has escuchado la frase, eres lo que comes, tratando de crean consciencia acerca de la importancia de mantener una dieta balanceada y de alejarnos de la comida rápida. Pero, qué tal si nos preguntamos, ¿sabemos lo que comemos?, y no únicamente en el sentido de conocer el producto, sino de conocer el proceso detrás de él.

 

Las dietas veganas son aquellas que no contienen productos de origen animal y cada vez más personas se suman a ellas, ya sea por razones de salud, sostenibles o éticas. Actualmente, debido al creciente número de personas que se suman a esta alimentación, se realizan cada vez más estudios relacionados con los beneficios y problemas que podrían derivar de restringir la dieta de esta forma, y a continuación, enlistaré los beneficios más mencionados por diferentes estudios publicado por la Universidad de Zaragoza, a través de datos encontrados en las bases de datos Scielo, PubMed, Cuiden, Redalyc, Elsevier, ScienceDirect y Dialnet.

 

Beneficios

 

1. Reducción del hambre. Se estima que reduciendo la producción de carne únicamente un 10%, se liberarían suficientes granos para alimentar a 60 millones de personas (Harvard, 1977). Esto se debe a que gran cantidad de los alimentos, en vez de alimentar directamente a las personas, se destinan a alimentar a los animales, que al ser utilizados en la ganadería producen mucho menos alimento por metro cuadrado que si se utilizara para la agricultura. En este ámbito, el antiguo secretario general de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim, afirmó que el consumo de carne en los países ricos es la causa clave de la hambruna alrededor del mundo (Mayer, 2002).

 

2. Reducción del calentamiento Global. Como es bien sabido, el calentamiento global, y el consecuente cambio climático, se origina por los efectos del gas invernadero producidos por la actividad humana. El sector de la cría de ganado tiene el papel de uno de los más contribuyentes a la crisis medioambiental, en toda escala, tanto local como mundial (FAO, 2009), dado que casi un 20% de las emisiones de carbono provienen de la cría de ganado. Por esto, uno de los mayores beneficios de dejar de consumir carne, es para el medioambiente, y de acuerdo con el Dr. Pachuari (2008), Ex Presidente del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, el gas metano tiene un efecto invernadero 23 veces más potente que el CO2, por esto, tratar de reducir el uso del automóvil, o usar fuentes de energía renovables, no es suficiente ni efectivo si no se buscan alternativas para reducir el factor que más impacto tiene en el calentamiento global.

 

3. Cuidar nuestra salud. El no consumir productos de origen animal tiene un impacto directo sobre nuestra salud:

 

  • Protege el corazón. Una dieta vegetariana o vegana tiene ventajas significativas y muestra una correlación negativa con las enfermedades del corazón. También es recomendada no solo para la prevención, sino para la rehabilitación de problemas cardíacos. Esto se debe a que el colesterol alto conduce a una condición conocida como arteriosclerosis, la cual causa alta presión sanguínea, ataques cardíacos y embolias. Así, una persona con una dieta vegetariana o vegana se asocia con un menor riesgo de muerte por cardiopatía isquémica, por las diferencias en los niveles de lípidos en sangre, pues se estima que la incidencia de cardiopatía isquémica es un 24% más baja en vegetarianos de toda la vida y un 54% más baja en veganos de toda la vida, comparado con gente que come carne (ADA, 2009).

 

  • Reduce el riesgo de cáncer. Al alimentarse con mayor cantidad de frutas y verduras que los no vegetarianos, las cuales protegen contra el cáncer de pulmón, boca, esófago y estómago, las personas con un adieta vegetariana o vegana tienen menos posibilidades de padecer cáncer. Las legumbres y los granos integrales también dan una protección sustancial contra varios tipos de cáncer, al contener propiedades anticancerígenas (ADA, 2009). Aparte de los grandes beneficios que se obtienen a partir de los alimentos de origen vegetal, están los males que produce la carne por sí misma: además de las propiedades inherentes del tejido animal en sí, la carne que la gente generalmente consume es envejecida para aumentar su sabor. Cuando un animal es matado, su tejido de inmediato empieza a pudrirse, lo cual la decolora, y la industria cárnica añade nitritos, nitratos y otros preservativos, substancias que repetidamente han demostrado ser cancerígenas (Dasa, 2002).

 

Además de estas enfermedades, estas dietas se han probado beneficiosas para el tratamiento o prevención de distintos tipos de enfermedades como la diabetes, la hipertensión o las enfermedades cardiovasculares, debido a la cantidad de nutrientes que aportan los vegetales, base de esta alimentación, y a la reducción de grasas saturadas y otros elementos dañinos para la salud. Además, existen pruebas de que suponen un beneficio sobre la enfermedad crónica del riñón o el hipotiroidismo (Universidad de Zaragoza, 2018).

 

Una dieta vegetariana es capaz de cubrir todas las necesidades diarias de una persona, siempre que se consuma de forma adecuada. Por esto, es importante cualquier persona se informe con un especialista antes de tomar la decisión de iniciar una dieta vegana, con el fin de evitar carencias o déficits, en especial si se trata de niños, lactantes, madres y mujeres embarazadas.

 

 

Escrito por María José Kerlegand

Especialista en Responsabilidad Social Empresarial

 

 

 

 

 

 

Conoce más de lo que es posible hacer por el medio ambiente en terraetica.com