Home / Cambiar el mundo  / El oro blanco del siglo XXI

El oro blanco del siglo XXI

Nuestro mundo lo conocemos normalmente como Planeta Tierra pero también lo tendríamos que considerar como Planeta Azul ya que, la gran mayoría de está formado por agua, el 97% del agua del planeta es salda, contando con otro 2% congelado y finalmente un 1% para sobrevivir; de esta forma podemos replantearnos que, solamente el 1% de este es agua que tenemos para abastecernos, y es ahí donde tenemos que revalorizar el agua y su importancia para todos los seres vivos de la tierra no solo contando a los humanos.

México ha enfrentado en 2021 una de las sequías más severas y extendidas en décadas.

El principal uso del agua en México puede que este listado de la siguiente manera:

  • Actividades agrícolas 76%
  • Abastecimiento público 14,4%
  • Industria 4,9%
  • Energía eléctrica 4,7%

De acuerdo con el Consejo Consultivo del Agua.

Tomando en cuenta estos porcentajes del 1% antes mencionado para sobrevivir, es más que evidente que se necesitan replantear las actividades económicas y como es, que se maneja el agua en ellas para comenzar a plantearnos ¿Cómo es que estamos distribuyendo nuestro valioso factor limitante en el mundo? ¿Cómo es en las ciudades, comunidades aledañas, actividades económicas y que tanto dejamos para las otras especies del planeta?, ya que considero que llamar “Día cero” al día que las ciudades sufran el desabasto de agua, en mi opinión es una visión muy antropogénica de plantear su valor (del agua) para los seres vivos de este planeta, y visto también desde otro criterio podría, verse desde una visión de marginación, ya que, en nuestro país conocemos que todas las comunidades marginadas y rurales están constantemente sufriendo por el desabasto de agua o en comunidades rurales no cuentan con este servicio que es un derecho; no busco demeritar la importancia del «Día cero» porque, si bien considero que es una medida muy puntual para lograr hacer conciencia en las ciudades, no podría considerarse como una solución transversal para nuestra sociedad.

 

Escrito por Julieta Vázquez, Consultora en Responsabilidad Social y Dirección Sustentable.