Home / Feminismo  / Frida Kahlo: la sensualidad elevada al arte

Frida Kahlo: la sensualidad elevada al arte

Cuando mi avión salió de la Ciudad de México, era el 12 de diciembre de 2016, día de la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe y la ciudad me despidió con maravillosos fuegos artificiales. Al dejar  suelo mexicano, mis pensamientos se volvieron hacia Frida Kahlo, Coyoacán y la casa Azul.

 

Poco sabía de esta artista antes de llegar a México y, sinceramente, me molestaba su imagen de Vogue que, como el perejil, aparecía en todas partes asociada con la transgresión y la perversidad. Esto antes de conocerla.

 

Me pasó varias veces vivir o visitar lugares a los que me atrevería a llamar no habituales, pero es solo en Casa Azul que sentí una especie de energía encarcelada. Es una casa llena de colores, llena de detalles, y en cada habitación se sienten sensaciones diferentes y casi contrastantes. Casa Azul es un himno a la cultura mexicana, a la identidad de esta gente maravillosa. Es como si las paredes todavía estuvieran imbuidas de su energía, sufrimiento y alegría retenida. De una habitación a otra, parece casi posible encontrarla sentada bebiendo su tequila, tanto que sigue viva “el sonido de ella” en esta casa.

 

Su hogar ha sido un fermento de pasiones, de ideas revolucionarias, de creatividad, pero también un testigo de agotadores sufrimientos y grandes decepciones. Vi sus bustos, sus prótesis, sus zapatos ortopédicos, su silla de ruedas colocada frente al caballete para pintar, toqué su ropa y sentí una profunda admiración por esta mujer. Admiración porque siempre ha mantenido una cierta gracia al ocultar el dolor insoportable que la atormentaba. Ser cool fue una necesidad y un gesto de protesta, así como un acto de devoción a la cultura indígena. Sin embargo, desafortunadamente, parte del mundo actual está vacía de contenidos e ignora lo que hay detrás de su sensualidad.

 

Hoy predomina la idea de sensualidad conectada a la vulgaridad, a una abundancia de formas que, sin embargo, casi nunca coincide con tantos contenidos cognitivos. La sensualidad, por otro lado,  como Frida Kahlo mostró, es la aceptación de las propias imperfecciones y el cuidado de los defectos individuales. Consiste en vivir libremente su cuerpo conocerlo, explorarlo, respetarlo. La conciencia de la propia feminidad (basada en lo que afirmó Jacque Lacan) consiste en aceptar la falta del elemento fálico y, por lo tanto, en una condición de libertad que puede conllevar esta falta.

 

La mujer no tiene nada de sí misma que salga del exterior y, por lo tanto, para comprenderla, uno debe aprender a descifrar los meandros de su mente y profundizar en las partes íntimas de su cuerpo. Esto es lo que la convierte en una criatura extremadamente fascinante. En cambio, hoy nos vestimos mal esta feminidad y todo se convierte en un motivo de desafío con el género masculino.

 

Me gustaría que las mujeres del mañana y las de hoy – especialmente la categoría que llamo del “selfie compulsivo” –, aprendieran de Frida Kahlo el culto de la feminidad y el arte de la sensualidad. Desearía que entendieran a aligerar, a tener deseos, a burlarse de sus defectos físicos. Me gustaría que heredaran de Frida Kahlo su devoción por la tradición y al mismo tiempo el coraje de no ceder ante la inmovilidad; y además que comprobaran que la sensualidad es investigación, es construcción mental y descubrimiento conectado ontológicamente a la originalidad y singularidad.

 

Quisiera que verificaran que la sensualidad se vuelve seductora (o “capaz de quitar”) si está impregnada de pasión, alegría e ironía. Desearía que supieran que incluso sin los dedos de los pies y con la prótesis, se puede ser extremadamente sensual y convertirse en Frida Kahlo.

 

Sin duda esta gran artista abrió mi imaginación y revolucionó mi alma. Frida Kahlo y México me han cambiado profundamente y radicalmente.

 

¡Vive la vida!

 

Escrito por Mariagrazia Passamano